17 septiembre 2020

En Garaje Europa Vendrell sabemos que conoces la importancia de los pedales y es que estos controlan funciones tan importantes como acelerar, frenar o cambiar de marcha. Aunque su función parece simple acá te mostraremos algunos secretos que no todos los conductores conocen o recuerdan pero que aportan seguridad y eficacia

Consejos para utilizar mejor los pedales de tu coche

El encargado de controlar el envío de combustible a los cilindros es el acelerador y usarlo con acierto es fundamental para el consumo. Hay que evitar, como cualquiera de los otros pedales, brusquedad al pisarlo y saber cuándo y cómo hacerlo es levantar el pie en el momento preciso.  

Algo que puede provocar situaciones de peligro con reacciones inesperadas del coche son los acelerones bruscos ya que son contraproducentes para la eficiencia. Debes conocer el recorrido del pedal, el tacto y cómo responde el coche a sus exigencias. 

Antes de una detención previsible y contribuir al ahorro de combustible es recomendable levantar el pie del acelerador para facilitar dicha detención. También hay situaciones en las que quizás se deba hacer un uso rápido y contundente de este pedal, como cuando necesitas realizar un adelantamiento o en la incorporación a la vía. Esto siempre se debe realizar de una forma controlada y conociendo la respuesta que tendrá tu coche. 

Pisar el pedal de embrague hasta el fondo en cada operación es un básico para la seguridad por lo que la distancia debe ser la referencia ineludible para ajustar el asiento del conductor. 

Uno de los elementos sometidos a fricción es el embrague ya que unos discos sirven para acoplar y desacoplar la caja de cambios del motor, y esto hace que sufra desgaste de uso. Algo fundamental para evitar su agotamiento antes de tiempo es no utilizarlo más de lo imprescindible ni apoyar el pedal de forma inconsciente. 

También debes conocer el punto de fricción en el que se produce la conexión del cambio con el motor para arrancar con suavidad en cualquier circunstancia y no abusar de su acción. 

Entre menos acciones el embrague, mejor para su vida útil y el confort en marcha. Para ahorrarse unos cambios de marcha un consejos es saltarse una relación cuando el régimen del motor y las circunstancias lo permitan, pasar de segunda a cuarta, obviando la tercera. Por supuesto, esto exige atención para no equivocarse y que también se puede aplicar en reducciones. 

Lo más efectivo es presionar con decisión el pedal al principio para ir liberándolo según sea necesario. Es muy habitual modular la presión de menos a más, pero lo recomendable es lo contrario ya que se consigue recuperar el control del coche en el momento más crítico de la frenada, evitando situaciones en alguna curva o al momento de detenerse ante un paso peatonal. 

Los coches nuevos tienen un sistema antibloqueo de frenos que impide perder el control del coche por el deslizamiento de las ruedas al quedar detenidas por la presión excesiva de las pinzas sobre los discos. Al pisar a fondo el pedal de freno en caso de necesidad se debe mantener firme esa presión, sin aliviarla aunque se empiece a notar la vibración típica del sistema antibloqueo, pisando al mismo tiempo el embrague para que el coche no se cale cuando se detenga por completo.

Estos son algunos de los trucos para mejorar el uso de los pedales de tu coche. En Garaje Europa te iremos contando más trucos e información útil para ti y para tu coche, sigue leyéndonos.